La escritura como profesión

La figura del redactor digital

La escritura creativa ofrece múltiples posibilidades de desarrollo profesional. Seguramente, más de las que imaginas. Si dominas el lenguaje como herramienta de creación puedes aplicar tus conocimientos a diferentes ámbitos, tienes un oficio. Un oficio, además, con buenas perspectivas de futuro.

En esta sección te informaremos sobre las actividades que puedes desempeñar como escritor profesional. Comenzaremos por uno de los perfiles que muestra mayor proyección de futuro: el redactor digital.

Internet ha causado un gran impacto en el mundo empresarial, ya que ha propiciado cambios relevantes en los hábitos de consumo. Hoy en día, las empresas necesitan comunicarse con sus clientes para ofrecerles sus productos y servicios. Precisan conectar con ellos.

Internet nos ofrece la posibilidad de comunicarnos con nuestros clientes potenciales. Disponemos de una tecnología que nos permite llegar a todo el mundo y que, además, está a nuestro alcance. Es una gran noticia, la mala es que nos hemos convertido en polvo cósmico. Todos estamos ahí. La oferta supera con creces la demanda.

Ante este estado de cosas, todo aquel que vende un producto o servicio necesita establecer una política de contenidos que aporte notoriedad, autoridad y singularidad a su marca. En este sentido, la figura del redactor digital resultará determinante para el desarrollo de la misma.

El buen redactor digital: funciones y habilidades que se requieren

  • Escribir sobre cualquier tema que se le proponga y hacerlo bien

Por este motivo, un buen redactor digital ha de dominar el lenguaje, desarrollar un estilo depurado y, además, ser humanista. Es decir, alguien a quien interesen las artes, las letras y las ciencias. Una persona culta, informada. Alguien que disfrute aprendiendo de forma constante y que sea capaz de tratar temas muy diversos.

Como redactor digital es posible que una empresa te contrate exclusivamente para eso: para buscar información y redactar un artículo sobre un tema concreto.  Esto lo pueden hacer muchas personas más o menos bien, pero un buen redactor digital puede desempeñar numerosas funciones y convertirse en un profesional apreciado y necesario. Prepárate para conseguirlo. Fórmate para desempeñar tu trabajo desde la excelencia:

  • Desarrolla un estilo literario, una voz propia que emane autoridad y credibilidad.
  • Aprende a diseñar un calendario editorial, un plan de contenidos coherente con los objetivos de la marca.
  • Tu función es comunicar mediante la palabra escrita. Tienes que convertir un texto que podría resultar anodino en un relato atractivo.
  • Comunícate con tus lectores. Necesitarás hacerlo para conseguir su atención. Interactúa con ellos. Utiliza un registro amigable.
  • Investiga sobre los términos clave que conviene utilizar para conseguir un mayor número de lectores.
  • Diseña una estrategia. Optimiza las posibilidades que ofrecen la distintas plataformas digitales para articular un relato coherente: combina audio, texto, sonido y vídeo de forma que, a partir de una información principal, el resto de lenguajes la enriquezcan y complementen.
  • Recuerda que la imagen y el sonido no son secundarios; en el mundo digital resultan tan importantes como el texto. Has de aprender a contar una historia desde una perspectiva multimodal.
  • Optimiza las posibilidades de la redacción hipertextual. Propón a tus lectores itinerarios de lectura distintos para que él decida qué camino desea transitar.

 

Es posible que consideres interesante el oficio, pero que no sepas cómo empezar a formarte. El primer paso, el más importante, es dominar el lenguaje, conseguir un estilo limpio, depurado y una voz propia. Para aprender el oficio es el primer objetivo que debes asumir.

Pero…

¿Todavía estás aquí?

¡Agarra un lápiz y comienza a escribir!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, escribe tu comentario.
Por favor, escribe tu nombre