Existen errores gramaticales muy comunes que trataremos en este espacio dedicado a los usos del lenguaje. Empezaremos con el queísmo y el dequeísmo. ¿Vamos a ello?

Dequeísmo: preposición sobrante

El dequeísmo es un error gramatical que cometemos al utilizar la preposición de junto a la conjunción que en casos en los que deberíamos usar solo la conjunción. Veamos algunos ejemplos:

Uso incorrecto: Creo de que no deberías hablarle así.

Uso correcto: Creo que no deberías hablarle así.

Uso incorrecto: Me alegra de que te encuentres bien

Uso correcto: Me alegra que te encuentres bien.

Queísmo: preposición faltante

El queísmo es un error gramatical que cometemos cuando suprimimos una preposición que deberíamos utilizar en una conjunción compuesta (de que, con que, la que…) A veces, intentando corregir el dequeísmo incurrimos en el queísmo. ¿Vemos algún ejemplo? ¡Ahí vamos!

Incorrecto: La casa en que viví.

Correcto: La casa en la que viví o La casa donde viví.

Incorrecto: Me alegro que hayas aprobado.

Correcto: Me alegro de que hayas aprobado.

Incorrecto: Interrógalo antes que vuelva a delinquir.

Correcto: Interrógalo antes de que vuelva a delinquir.

 

Recuerda: es importante que escribas prestando atención a cada palabra. Antes de enviar un manuscrito a una editorial, concurso o agente revísalo con cuidado.  

¡Ánimo! No es tan fiero el león como lo pintan…

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies