Muchas personas, a lo largo de nuestra vida, sentimos el deseo, la necesidad de contar una historia. Y ese deseo acaba materializándose en forma de novela.

Escribir una novela es como emprender un viaje. Necesitamos un procedimiento, herramientas y conocer el destino. En este artículo te proporcionamos una guía que te resultará útil si estás preparándote para emprender este viaje maravilloso por primera vez.

Veamos los pasos a seguir…

1. El diseño del conflicto

Si no hay conflicto no hay historia, así que es lo primero que tienes que trabajar. Piensa en un protagonista que se desenvuelve en su mundo ordinario, en un acontecimiento inesperado que amenaza su estilo de vida. Este acontecimiento constituye un detonante que lo obliga a preguntarse: ante esto que sucede, ¿qué puedo hacer? En su mente discurren diferentes opciones, pero, finalmente, tomará una decisión. Esta decisión implicará necesariamente la consecución de una meta, un propósito.

Este es el primer desafío que tienes que afrontar. De este punto parte todo lo demás. Aprovecha para establecer el arco temporal del relato: el dónde y el cuándo.

2. Redacción de la sinopsis

Con base en el conflicto que has diseñado redactarás la sinopsis. En el primer párrafo describirás brevemente al protagonista, características esenciales sobre cómo se desenvuelve en su mundo ordinario.

En el segundo párrafo expondrás el conflicto que se plantea, a partir del diseño del conflicto que has establecido anteriormente.

En el tercer párrafo y cuarto, como máximo, plantearás los aspectos esenciales del recorrido que realizará el protagonista desde el inicio al desenlace.

En el quinto párrafo desarrollarás el desenlace.

La sinopsis no debería sobrepasar estos cinco párrafos. Si necesitas más espacio es que no tienes clara la historia que quieres contar.

3. Redacción del argumento

En este punto, a partir de la sinopsis realizada, desarrollarás un resumen extenso del argumento desde el inicio hasta el desenlace. No olvides que se trata de un resumen. No incluyas diálogos, descripciones u otros elementos que sugieran que estás novelando.

Los guionistas denominan a este resumen extenso tratamiento.

4. Creación de personajes y asignación de funciones

En este momento ya has trabajado en las líneas generales de tu historia. Posiblemente, durante el resumen habrán aparecido tus primeros actores; ya tendrás claro quién protagoniza la historia y qué secundarios acompañarán a tu protagonista durante el viaje.

Ahora toca concretar un poco más. Tienes que asegurarte de que los personajes secundarios trabajan para apoyar al protagonista en la consecución de su propósito. En este momento, en que ya has realizado un primer esbozo del argumento, tienes que asegurarte de adjudicar a cada personaje una función, así estarás segur@ de que ningún personaje falta o sobra.

Las historias que funcionan bien son aquellas en las que el protagonista y los secundarios desempeñan una función arquetípica. Puedes aprender a asignar funciones a tus personajes consultando el libro El viaje del escritor, de Christopher Vogler. Este manual indispensable te ayudará muchísimo.

5. El proceso de planificación general

Llegado este punto, tendrás los elementos que necesitas para planificar tu novela. Has hecho mucho trabajo ya, así que, en este momento, el proceso de planificación te permitirá establecer los diferentes bloques narrativos y los puntos de giro y anclajes: algo absolutamente esencial si quieres mantener la atención del lector en todo momento.

Si se trata de tus primeras novelas olvídate de las perspectivas corales, que son muy complejas. Cíñete al esquema clásico, es decir, a la composición en tres actos, que proporciona muy buenos resultados sin ser excesivamente compleja.

Piensa que, si has diseñado bien el conflicto en su momento y establecido el detonante, el primer acto prácticamente lo tienes resuelto. Si te saltas este paso será improbable que el resultado sea bueno.

6. El desarrollo del ciclo narrativo y la composición de escenas

Tras esbozar esta arquitectura básica desarrollarás el ciclo narrativo (escaleta) y esbozarás las escenas de que constará la novela. Como se trata de tu primera obra, haz que cada punto del ciclo narrativo o escaleta se corresponda con cada uno de los capítulos. En realidad, no tiene por qué ser así, pero si estás empezando a escribir esta orientación te ayudará.

Establecerás la planificación de la obra y el desarrollo del ciclo narrativo (escaleta) a partir del argumento extenso que desarrollaste. Cuando hayas organizado y distribuido la información en capítulos, establecerás las escenas de que consta cada uno.

Cuando hayas terminado este proceso estarás a punto de empezar a escribir.

7. La voz narrativa: toma de decisiones

Finalmente, tomarás una de las decisiones más importantes: elegir y construir la voz narrativa. Si se trata de tu primera novela no te compliques: narrador omnisciente. Desde nuestro punto de vista es un error optar por la primera persona cuando no se tiene práctica suficiente en la escritura de relatos. La primera persona (protagonista) tiene muchas limitaciones.

8. Otras cuestiones… ¡más adelante!

El proceso de planificación de una novela requiere de otros trabajos que hemos obviado, por ejemplo, del diseño del arco de transformación del protagonista, planificación de diálogos, construcción multidimensional de personajes, estudio de espacios y ambientes, establecimiento del punto de inflexión y la curva dramática en cada escena, diseño de estrategias de suspense e intriga… y un largo etcétera.

Es importante que no te agobies con todos estos elementos si estás escribiendo tu primera obra. Si realizas el procedimiento que te hemos indicado y sigues estos pasos el resultado será, seguramente, muy digno.

¡Ánimo y a la tarea!

Más artículos sobre técnicas narrativas en nuestro blog.

Recuerda. Si te agobia planificar, pero no renuncias a realizar un buen trabajo, en la escuela te acompañamos en esta tarea. Consulta nuestros servicios: te ayudaremos a planificar tu novela con todo lujo de detalles para que tú disfrutes al máximo del proceso de escritura.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
X