No es la primera vez que escribo un artículo sobre cómo escribir un buen cuento, pero considero importante completar la información que os hemos ido proporcionando en artículos anteriores con algunas ideas más. Veamos cómo podemos orientar el trabajo de forma ordenada: es más fácil crear cuando partes de situaciones concretas, así que evitaremos los planteamientos generales. Como estamos practicando, lo mejor es improvisar, así que coge lápiz y papel: te propongo que establezcas los patrones generales de tu historia mientras lees este artículo.

¿Preparados? ¿Preparadas? Vamos a ello.

# Piensa en el GÉNERO

Pero no demasiado. Piensa en el género en que podría inscribirse tu historia. Sí, sí. Hazlo ahora, en este momento. Si te parece, pensaremos juntos. A mí me apetecería escribir un relato de suspense. Al haber tomado esta decisión he ganado concreción. Ahora, hay muchas situaciones que me vienen a la mente. Son muchas, pero han ganado especificidad.

# Piensa en el TEMA

Fácil. En la situación en que nos encontramos no podemos pensar en otra cosa. Son tiempos de coronavirus, así que escribiré un relato de suspense que aporte elementos para la reflexión en esta dura realidad. De este modo conseguiré que muchos lectores que están sensibilizados con el tema se interesen, de entrada, por mi relato.

# # Establece el DÓNDE y el CUÁNDO

No olvides situar la historia en un espacio y en un tiempo. Necesitamos proporcionar al lector las coordenadas generales del relato. La historia podría transcurrir en Barcelona, en el Eixample, en el centro de la ciudad. En un edificio de diez plantas. Cuatro viviendas por planta, más de cien vecinos.

# El PROTAGONISTA

Un sanitario, sin duda. Él será mi protagonista.

# Imagina un DETONANTE

Tras un día interminable, Marcos llega a su casa, abre el buzón y encuentra una nota anónima: tienes dos días para marcharte de aquí, apestado. Si no lo haces, te juro que te mato. Si hablas de esto con alguien, mañana estarás muerto. Te vigilo. Ayer, tu hija se durmió abrazando a su osito. Sería una lástima que, jugando, se cayera por la ventana y se estrellara contra el suelo del patio interior.

A la amenaza externa, en su trabajo, se une otra amenaza, ambas invisibles. Marcos está agotado. No tiene fuerzas para afrontar la situación con claridad. Pero tiene que hacer algo. Tiene que averiguar quién es el autor de la nota. Tiene que neutralizar la amenaza.

# Aumenta el grado de tensión dramática ACOTANDO el tiempo

Son las diez de la noche. Marcos comienza un nuevo turno a las siete de la madrugada. Tiene seis horas para localizar y neutralizar al autor de la amenaza. No tiene tiempo que perder.

# El protagonista OBTIENE UN DATO que resulta relevante

Marcos intenta mantener la calma. Se desnuda, se ducha y le pregunta a su mujer, qué tal ha ido el día. No le dice nada, no la quiere preocupar. El día, bien, dentro de lo que cabe. Ha estado entretenida. Hace un rato la visitó la vecina del quinto y estuvieron charlando sobre la niña. Le ha traído un pijama rosa y se ha empeñado en vérselo puesto.

# Introduce un PUNTO DE GIRO para aumentar el grado de intriga

Será idiota, piensa Marcos. Sin pensar demasiado, sale de casa dispuesto a enfrentarse a la vecina del quinto. Es una mujer muy rara, una persona difícil con la que cuesta convivir. Han tenido problemas anteriormente. ¿Por qué no pensó antes en ella? Llama a la puerta con los nudillos y una mujer de mediana edad, de aspecto adusto, abre la puerta. Sin darle tiempo a reaccionar, Marcos le propina un fuerte golpe en la cabeza con el puño cerrado. La mujer se tambalea y cae hacia atrás. La ha matado. No hay testigos. Cierra la puerta de la entrada y regresa a su casa. Nadie lo ha visto. Amenaza neutralizada.

# Introduce un SEGUNDO PUNTO DE GIRO

Marcos no ha podido conciliar el sueño. La mujer del quinto vive sola y no tiene familia, así que tardarán un tiempo en descubrir el cadáver. Según vayan las cosas, decidirá qué conviene hacer. De regreso al trabajo, alguien ha forzado la cerradura del buzón. Hay una nota dentro: ¡Idiota!¡He visto lo que has hecho!

La amenaza no ha sido neutralizada.

# Directo hacia el CLÍMAX

Marcos rompe la nota y la tira a la papelera. Sale de casa. No puede pensar, está viviendo una pesadilla. Atraviesa la avenida sin prestar atención. Alguien que conduce demasiado rápido lo atropella.

# ANTICLÍMAX

En su casa, Julia, la mujer de Marcos, levanta a su hija recién nacida en brazos. Esta noche, le susurra, papá volverá a casa más temprano. Seguro que sí…

Cuando escribimos un cuento es importante que el desenlace coincida con el clímax en el que sería el punto álgido del relato. En este caso, el grado máximo de tensión se conseguiría cuando Marcos muere atropellado. En este momento debería terminar el cuento.

Podemos incluir una última escena que actúe como anticlímax. Diluye la tensión, cosa que no es conveniente en la mayoría de los casos. He decidido incluir esta última escena porque proporciona al lector una última impresión desagradable. La mujer de Marcos espera en casa con su bebé. El lector sabe que no volverán a encontrarse.

Por otra parte, es importante tener en cuenta que, si creamos una historia con base en un tema de actualidad, el tema tiene que abordarse en profundidad. Tema e historia deben aparecer perfectamente incardinados. En el caso que nos ocupa, evidentemente, eso no sucede porque, en este momento, solo estamos hilvanando el traje. Sí es cierto que se plantea la paradoja de que, últimamente, algunas personas amenazan al personal sanitario que da la cara por nosotros ante el virus, pero el tema, si decidiéramos escribir este relato, debería abordarse en profundidad. Es importante tenerlo en cuenta.

# ¿Qué hemos aprendido de esta práctica?

Mi intención ha sido mostrar que el éxito de un buen relato se basa, en buena medida, en la manera como se ha trabajado la arquitectura. En el caso propuesto, hemos apuntado los elementos esenciales. A partir de estos elementos clave, que hemos establecido de antemano, podemos componer un buen cuento.

Hay otro elemento que, sin duda, ayudará: en este esquema inicial se observa con claridad que la curva dramática es ascendente. Hemos establecido dos puntos de giro que contribuyen a mantener la tensión y, al mismo tiempo, generan incertidumbre.

# Una propuesta de trabajo

No te imaginas lo mucho que se aprende dedicando tan solo diez o quince minutos al día a la escritura. Te propongo que, a partir de hoy, escribas un diario. Cada día escribe la esencia de un relato siguiendo el mismo esquema que yo he utilizado hoy. Improvisa, no pienses demasiado. Si haces esto durante un mes, sin desviarte de la propuesta, las historias vendrán a tu mente con mayor facilidad.

¡Pruébalo y cuéntame cómo te ha ido!

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies