Como ya explicamos en artículos anteriores, Christopher Vogler, a partir de la obra de Joseph Campbell El héroe de las mil caras, estableció las funciones que debería desempeñar el protagonista de un relato para adaptarse al arquetipo del héroe.

Según Vogler, el héroe (que equivale a decir, el protagonista del relato, aquel personaje que asume esta función arquetípica) «es alguien capaz de sacrificar sus propias necesidades en beneficio de los demás». Así que, en palabras del autor, el término héroe aparece estrechamente relacionado con la palabra sacrificio.

El protagonista de un relato que asume el arquetipo del héroe deberá desempeñar, según este autor, las siguientes funciones:

# Identificación con el público

El lector busca desde el principio del relato fundirse con el protagonista para contemplar el mundo a través de su mirada. Por este motivo, el personaje principal de nuestra historia manifestará comportamientos y rasgos con los que la mayoría de nosotros debería sentirse identificado. Lo mismo sucede con sus propósitos y sus metas. Todos deseamos, según Vogler, ser comprendidos y amados, tener éxito, sobrevivir, ser libres, expresarnos con libertad… el/la protagonista de nuestra historia debería encarnar este tipo de características.

# Cualidades dignas de admiración

Un héroe arquetípico necesita cualidades dignas de admiración, ya que no solo tenemos que sentirnos identificados con él, sino que, en cierta medida, tenemos que desear parecernos. Por este motivo es importante que tenga cualidades que, parafraseando a Vogler, todos hayamos experimentado en un momento u otro de nuestras vidas. Deben ser universales y originales.

Es interesante que el protagonista de nuestro relato manifieste cualidades que, en un momento dado, resulten contradictorias, porque si no resultaría predecible. Como indica este autor un personaje que evidencia una combinación única de impulsos contradictorios […] siempre parecerá más realista y humano que uno que solo muestre un rasgo de su carácter. […] Es esa singular combinación de cualidades lo que transmite al público la sensación de que el héroe es realmente un ser único, una persona real…».

# Aprendizaje, crecimiento, transformación

En algunas historias encontramos, en ocasiones, dos personajes que desempeñan una función parecida, de manera que no sabemos exactamente cuál de los dos ejerce la función de protagonista o si el protagonismo es compartido. Según Vogler, el personaje protagonista es aquel que más aprende o crece en el curso de la historia. Los héroes salvan obstáculos y logran objetivos, pero asimismo amplían sus conocimientos y ganan sabiduría. El héroe, a medida que avanza la historia, reúne e incorpora rasgos de otros personajes hasta formar un ser humano completo que ha aprendido algo de todos los que se han cruzado en su camino.

# La acción

El héroe actúa. Su propósito, sus metas le impelen hacia la acción, así que el protagonista de una novela nunca permanecerá estático. Como indica Vogler, el protagonista diseñado bajo el arquetipo del héroe no puede ser rescatado en el momento clave porque su rasgo esencial es que controla su propio destino. Si nuestro protagonista se encuentra en apuros puede ser que una fuerza externa acuda en su auxilio, pero tendrá que demostrar que en realidad no lo necesitaba. El héroe no necesita ser rescatado. Además, parafraseando a Vogler, deberá ejecutar la acción decisiva de la historia, la acción última que implica un riesgo mayor o un grado de mayor responsabilidad.

# El enfrentamiento con la muerte

Puede tratarse de una muerte real o simbólica: por ejemplo, el protagonista de nuestra historia puede vivir una aventura en la que vencerá o acabará derrotado. No es tan importante lo que ocurra sino el grado de aprendizaje y crecimiento personal que la experiencia le acarree.

# El antagonista como héroe

En efecto. En un momento determinado puede resultar útil que el antagonista muestre conductas heroicas. Un personaje redondo es aquel que en un momento dado manifiesta valores contrapuestos. Incluso, después de una lucha encarnizada contra el héroe puede llegar a sacrificarse para salvarlo si esto en última instancia, resulta útil para derrotar a un enemigo común.

Esperamos que este repaso al arquetipo del héroe, según Christopher Vogler, te haya resultado útil. ¡La próxima semana continuaremos profundizando sobre el tema!

 

 

 

 

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.Ver Política de cookies
Privacidad
X