Lo cierto es que nadie sabe por qué una novela se convierte en un best seller. Si los grandes editores lo supieran, las editoriales los producirían como churros, ¿no te parece? Lo que sí sabemos es que existen una serie de elementos que combinados con acierto contribuyen a despertar y mantener la atención del lector de forma poderosa. Y eso es algo necesario para que un relato se convierta en un éxito de ventas. Si te parece, vamos a estudiarlos con detenimiento.

# Si pretendes escribir un best seller, imprime dinamismo a tu relato

Una historia nos resulta atractiva cuando su ritmo interno se mantiene dinámico. Eso no significa que los personajes deambulen continuamente por el escenario; significa que las acciones que realizan evidencian intensidad, tensión: todo lo que sucede en escena resulta relevante.
Lo que nos motiva hacia la lectura no es la impresión de dinamismo que genera el movimiento, sino el hecho de que, una vez se desata el conflicto, el protagonista actúa avanzando sin detenerse hacia el desenlace.

# Lo que no quieras para ti, deséaselo a tu protagonista

Piensa en algo que no desearías que te sucediera nunca: alguien secuestra a tu hijo y lo asesina. eres un deportista de éxito y, tras sufrir un accidente, te quedas tetrapléjico. Una noche te acuestas y, al día siguiente, te despiertas en medio de un bosque, en una época distinta, o en una lóbrega prisión… Ahí tienes una premisa excelente para desarrollar una historia que atrapará a un público amplio.

# Combina realidad y fantasía

Una buena dosis de misterio en un entorno fantástico atraerá a un buen número de lectores. Recuerda El laberinto del fauno, una historia que combina con extraordinario acierto la España de la posguerra y un mundo de hadas en el que la protagonista del relato se refugia para escapar de la realidad.

# Hacer visible lo cotidiano

Realzar las dificultades de la vida cotidiana constituye un punto de partida excelente para una buena historia. El día a día de un niño que sufre bullying. Una joven con problemas de rendimiento escolar que sueña con convertirse en una estrella del pop. Una maestra que intenta crear una escuela en un campo de refugiados…

# Personajes dinámicos

Un personaje atractivo tiene que transmitir intensidad, energía, fuerza, motivación. Tiene que arrastrarnos hacia su mundo, conseguir que hagamos nuestros sus propósitos. Si el protagonista se pasa el día reflexionando sobre su pasado o hablando sobre otros, nos aburrirá enseguida.

# Un coctel que funciona: conflicto + deseo + obstáculos

El protagonista de tu historia actúa porque aparece un problema que debe afrontar, un conflicto que debe resolver, ya sea porque su entorno le presiona para que lo haga o porque experimenta un conflicto interno que le impele a la acción: venganza, deseo, necesidad de supervivencia…
Una mujer observa la forma como su marido maltrata a sus hijos. Experimenta un miedo atroz, pero no se atreve a abandonarlo: teme por su vida y por la de los niños y no dispone de medios económicos para huir. Su familia la presiona para que denuncie lo que ocurre, pero ella ignora qué decisión tomar. Una noche hace una maleta y se marcha con sus hijos sin informar a nadie, y su marido decide que la encontrará cueste lo que cueste.
Podemos acompañar a la mujer y a sus hijos en su recorrido o permanecer junto al maltratador. Su deseo de venganza, la ira que experimenta, lo impulsan hacia la acción de manera que no le importa arriesgar su vida para conseguir su propósito: Infligir a su mujer el máximo dolor posible.
Víctor sorteará todo tipo de obstáculos para conseguir su propósito. Lo desea con tal fuerza que no le importa morir en el intento. Cuantos más obstáculos existan entre el protagonista y su objetivo, mayor será el grado de implicación del lector.

# Conflicto interno y presión externa

Alejandro, un joven aristócrata, desea casarse con Berta, la mejor amiga de su hermana, que carece de dote y de posición. Su familia siente aprecio por la joven, pero no tolera la idea de que el primogénito contraiga matrimonio con una plebeya. Alejandro se siente atrapado por sus sentimientos, que entran en contradicción con las necesidades de su familia y los deseos de su círculo de influencia.
En este caso, el protagonista afronta al mismo tiempo presiones internas y externas: es una bomba de relojería a punto de estallar. Lo mismo sucede cuando sentimos que el personaje principal está en peligro y, además, nos resulta difícil aventurar de dónde proviene la amenaza.

# Cuando la resolución del conflicto se convierte en un leitmotiv

Hacer del propósito una cuestión personal imprime carácter al protagonista e incrementa la potencia del conflicto. Imagina que un joven con problemas musculares desea participar en una maratón. Todo comienza como un reto para hacer visible su discapacidad, pero cuando sus familiares y amigos se burlan de su propósito, convierte su objetivo en una cuestión personal que cobra trascendencia y se convierte en un desafío personal.

# Tu protagonista tiene algo que perder

Puede ser un trabajo, el cariño de su padre, su reputación profesional o el respeto hacia sí mismo. Cuando tus personajes tienen algo que perder luchan con mayor fuerza para conseguir sus objetivos, cosa que genera simpatía en el lector.

# Como trasfondo, un tema de actualidad

Si la historia trata sobre un tema de actualidad que afecta a muchas personas, mayor será el número de lectores interesados en la novela. El drama de los emigrantes, la corrupción política, las amenazas contra el planeta, la violencia de género… son temas que despiertan el interés y la indignación de un amplio sector de la población.

# Debilidad + riesgo

Dos jóvenes deciden realizar una excursión en lugar de asistir al instituto. Nadie conoce su paradero…
En la montaña, el chico se precipita hacia el vacío. Ella odia las alturas. Siente vértigo y un miedo extremo. No se atreve a deshacer lo andado, pero comprende que si no acude a buscar ayuda su mejor amigo fallecerá. Tiene que afrontar dos retos: superar su torpeza física y su pánico a las alturas. Esa debilidad sumada al riesgo que ambos corren conseguirá que sus acciones cobren relevancia ante la mirada del lector.
Desde un punto de vista amplio, cualquier tipo de amenaza constituye un peligro: hacia la propia vida, hacia el estatus social del protagonista, hacia su integridad moral o intelectual…

No sé si algún día escribirás un best seller, pero si combinas estas pautas con acierto, conseguirás crear un relato interesante y atractivo.