La crisis que experimenta el sector editorial compromete la relación que se establece entre aquellos que participan en el proceso de edición de un libro. Años atrás, una obra veía la luz tras una colaboración intensa entre el autor y su editor. Cuando el escritor ponía el punto y final, la obra se sometía a un arduo proceso de revisión que aseguraba que la versión definitiva estaba a la altura del lector más exigente.

Según Schavelzon, hoy en día el proceso de editing ha perdido parte de su rigor. Estos son los motivos que se apuntan:

  • Antes, un editor de mesa se responsabilizaba de la edición de unas doce obras al año. En el momento actual, pueden llegar hasta cien. Esto hace que el tiempo dedicado a cada autor sea muy limitado;

  • en otro tiempo, la colaboración entre autores y editores era muy estrecha. Hoy en día, la mayoría de los comentarios se realizan en el mismo documento informático y por correo electrónico, hecho que limita de forma extraordinaria el trabajo sobre el texto;

  • la mayor parte de las tareas de editing se realizan sobre pantalla, hecho que dificulta obtener una visión general y detectar errores;

  • antes, un libro se corregía sobre el documento impreso. El autor realizaba la primera revisión con su editor. Posteriormente, el corrector de estilo anotaba en las galeradas los comentarios que consideraba oportunos: las obras se revisaban con detenimiento.

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías, este trabajo minucioso se ha ido perdiendo. Muchas obras se revisan de manera somera con la excusa de respetar al máximo el estilo del autor, cuando lo que ocurre es que hay que editar mucho en muy poco tiempo. Sucede, además, que el autor desarrolla su historia supervisado por su editor que, en ocasiones, más que mejorar el relato, busca optimizar su oportunidad comercial: estamos ante lo que Guillermo Schavelzon denomina nuevo editing. Desde esta perspectiva, el editor no interviene en el texto para mejorarlo sino para incorporar los elementos que pueden convertirlo en un éxito de ventas, aunque esto comporte transformar la obra en algo distinto a lo que era en origen.

En esta coyuntura, el editor trabaja sobre el texto desde una posición de poder, ya que, en muchas ocasiones, el autor se siente presionado para aceptar los cambios que se le proponen, porque de ello depende que la obra se publique.

El book doctor o editor independiente

En contraposición, hoy en día cobra importancia la figura del editor independiente, también llamado book doctor. Se trata de profesionales que trabajan para el autor, no para el mercado. Colaboran con él para que su obra llegue al lector en las mejores condiciones.

Los cambios que proponen nada tienen que ver con la oportunidad comercial de la obra (aunque pueden realizar recomendaciones en este sentido) sino con la realización de un trabajo que merezca una valoración positiva por parte de un comité editorial.

Los editores independientes son buenos asesores literarios. Trabajan codo a codo con los autores con los que colaboran y lo hacen a la antigua usanza, para que el autor vea incrementadas las posibilidades de publicar sus obras por la vía tradicional, de ganar un concurso literario o de conseguir un agente. Si estás pensando en autopublicarte, contar con el asesoramiento de un editor independiente te ayudará a optimizar la inversión.

Un buen asesor crece en la medida en que lo hacen los autores con los que trabaja. Aprende de ellos mientras les enseña el oficio de contar historias. Le mueve el resultado del trabajo bien hecho y le motiva el esfuerzo y la ilusión compartida. Su trabajo consiste en allanar caminos, en sortear obstáculos para que el autor consiga sus metas, seas cuales sean.

Si eres amante del boli rojo, recuerda que puedes escribir tus historias o trabajar para que las historias de otros brillen. Se trata de un oficio que ofrece interesantes posibilidades de desarrollo profesional: si te interesa el mundo de la edición, te aconsejamos que explores sus infinitas posibilidades.

Para saber más

https://elblogdeguillermoschavelzon.wordpress.com/2018/02/13/el-editing-esa-arma-de-doble-filo-mejorar-o-transformar/#more-739

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad